HIERRO

DENOMINACIÓN EN LA TABLA PERIODICA:

Su símbolo es Fe (del latín fĕrrum)​ y su número atómico es 26.

QUE ES:

  • Es un constituyente de la hemoglobina.
  • Lo podemos encontrar en:
    • Cereales integrales.
    • Perejil.
    • Soja.
    • Espinacas.
    • Nueces.
    • Almendras.
    • Garbanzos.
    • Lentejas.
    • Yema de huevo.
    • Hígado de buey.
    • Tomillo.

EN QUE NOS BENEFICIA:

  • Su aporte diario necesario es: 12-20 mg/día – Lactantes: 6-10 mg/día.
  • Los niños hasta los 6 meses, acumulan en su organismo el hierro que le ha dado su madre durante la gestación.
  • Está indicado en casos de: 
    • Anemia ferropénica.
    • Absorción intestinal debilitada.
    • Ciertas astenias.
    • Prevención de infecciones.
    • Etilismo (facilita la abstinencia).
  • Nuestro organismo necesita hierro para la síntesis del pigmento de la sangre.
  • En nuestro cuerpo tenemos aproximadamente 1 kg. de hemoglobina.
  • Se utiliza de forma continua para renovar las células sanguíneas cada 120 días.
  • Sin él no es posible el transporte de oxígeno a los órganos, como el:
    • Corazón.
    • Músculos.
    • Hígado.
    • Cerebro.
    • Glándula tiroides.
    • Sistema nervioso central.
    • Control de temperatura corporal
    • Defensas frente a los microorganismos.
  • Es inprescindible para algunas funciones del cerebro como:
    • La capacidad de aprendizaje.
  • Es muy saludable para:
    • La piel.
    • El cabello.
    • Las uñas.

QUE OCURRE SI TENEMOS CARENCIA:

Existen muchos estudios que demuestran que la carencia de hierro, a menudo se relaciona con una ingesta de alimentos inferior a las cantidades diarias recomendadas (CDR).

  • Anemia microcítica.
  • Anemia ferropénica.

QUE OCURRE SI TENEMOS EXCESO:

Si lo tenemos en exceso, fomenta:

  • Estrés oxidativo.
  • Riesgo de padecer enfermedades relacionadas.
  • Irritación gastrointestinal.
  • Insuficiencia hepática.
  • Aumento del riesgo de infecciones.
  • Diabetes.
  • Siderosis.
  • Incremento del riesgo de cáncer.