POTASIO

DENOMINACIÓN EN LA TABLA PERIODICA:

Su símbolo químico es K (del latín Kalium), y su número atómico es 19.

QUE ES:

DOSIS RECOMENDADA:

  • La cantidad promedio que necesita una persona adulta es de 3,5 gs al día.
  • Los recién nacidos hasta los 5 meses necesitan consumir 0,5 g al día.
  • De 6 meses a 1 año de edad, es aconsejable aumenta a 0,7 g al día.
  • Después de 1 año de edad, podrá ir aumentando gradualmente de 1 a 1,4 gs al día, hasta los 5 años.
  • De 6 a 9 años, la cantidad necesaria es de 1,6 gs al día.
  • De los 10 años hasta la edad adulta, la cantidad promedio se mantiene en 2 gs al día.

 Es un mineral vital en nuestro organismo, ya que realiza funciones básicas como:

  • Regulación del agua dentro y fuera de las células.

El cuerpo humano está compuesto por potasio en un 5 por ciento.

La regulación mencionada la realiza conjuntamente con el sodio.

Es esencial para el correcto crecimiento del organismo.

Su absorción va asociada a: 

  • Sodio.
  • Vitamina B6.

Complementandose a la perfección entre los 3 elementos y potenciandose mutuamente sus efectos beneficiosos.

Las personas que:

  • Toman diuréticos.
  • Sufren de diarreas.
  • Vómitos.
  • Los deportistas.

Necesitarán tomar cantidades adicionales de potasio, (recomendadas por un médico o nutricionista).

EN QUE NOS BENEFICIA:

Es conocido por ser una de las mejores fuentes de minerales y lo podemos encontrar en miles y miles de alimentos.

Su consumo le ofrece mucho a nuestro organismo, ya que ayuda más de lo que nos pensamos en fortalecer a nuestro cuerpo:

  • Nos ayuda a potenciar nuestros músculos.
  • Es excelente para regular la actividad de nuestro corazón.
  • También nos ayuda a regular el sistema nervioso.
  • Influye en la construcción de proteínas. 
  • En la incrementación de la excitabilidad neuromuscular.
  • Es el encargado junto con el sodio del control de la presión arterial.
  • Ayuda a detener la caída de cabello.
  • Aportar energía al organismo.
  • Mejora el trabajo de los riñones.

Si se es diabético, se requerirá dosis más altas de lo normal, (bajo consulta médica). La carencia del potasio puede afectar el movimiento del miocardio y la activación de los sistemas enzimáticos.

Es recomendable reforzar su consumo en personas que sufren: 

  • Osteoporosis.
  • Dolores articulares.
  • Problemas a nivel de vejiga o próstata.

QUE OCURRE SI TENEMOS CARENCIA:

Puede afectar:

  • El movimiento del miocardio.
  • La activación de los sistemas enzimáticos.

Se conoce a la carencia de potasio como hipocaliemia.

La hipocaliemia, se manifiesta en personas con enfermedades crónicas o al consumir diuréticos para tratar de la hipertensión.

Normalmente su carencia no está ligada a la alimentación.

QUE OCURRE SI TENEMOS EXCESO:

El exceso de consumo o presencia en la sangre, se le conoce como hipercaliemia.

Los efectos más comunes en la hipercaliemia son:

  • Disminución de la función renal.
  • Infecciones y descomposiciones anormales de las proteínas en organismo.
  • La hipercaliemia suele producirse más por el uso de medicamentos que dificultan su eliminación que por el exceso de alimentos que lo contienen.

POTASIO Y SODIO

El potasio es el encargado de la regulación y control del músculo:

  • Esquelético.
  • Cardíaco.
  • Nervio vago, (controlador de los latidos del corazón, función totalmente dependiente del potasio).

El potasio es un ion con carga positiva que está dentro de la célula.

El sodio es un ion con carga negativa que está fuera de la célula.

El potasio arrastra al interior de la célula del músculo el agua que está en el exterior y depende del sodio para poder ser efectivo y mantener la integridad celular.

El potasio se transporta al interior de la célula muscular por el sodio, (mediante la bomba: sodio-potasio, que está en la membrana celular).

La pared o membrana celular es parcialmente permeable al sodio, permitiendo a la vez, que sí penetre potasio al interior de la célula.

 

sal_fluido


El potasio y el sodio, llevan a cabo varias funciones, entre ellas:

  • Regular el líquido corporal.

Muchos monitores, entrenadores y preparadores deportivos, conocen a grandes rasgos como funciona este equilibrio sodio-potasio:

  • El sodio es el regulador de los líquidos que están en el exterior y alrededor de la celular.
  • El potasio es el regulador de los líquidos que están en el interior de la celular.
  • Por lo tanto, si queremos que nuestros músculos no tengan retención de agua, la conclusión inmediata es:
    • Mucho potasio.
    • Poco sodio.
  • Esto tiene lógica, pero no es tan sencillo.

El potasio y el sodio, están constantemente en movimiento para lograr el equilibrio necesario sodio-potasio, pero cuando nosotros pretendemos regularlo, solo logramos saturar al uno o al otro, logrando con uno restringir el otro.

Al pretender regular esta función natural de la célula, creamos un desequilibrio o desbalance entre ellos, es decir entre el sodio y el potasio.

Nuestro cuerpo tiene mecanismos de autoregulación. Nuestro cuerpo nos brinda una solución al problema del desequilibrio, pero no nos sale gratis.

El coste es:

  • Energético.
  • Metabólico.
  • Por lo que conseguimos un ambiente celular:
    • Comprometido.
    • Menos eficiente.

LO QUE SUCEDE REALMENTE

  • Al cortar nuestra ingesta de sodio, nuestro organismo nos lo detecta y lo compensa rápidamente reteniendo más sodio.
  • A la vez que retiene más sodio, libera potasio al exterior de la célula.
  • De esta manera conseguimos un músculo más vacío de agua, dado que el potasio excretado al exterior de la célula, arrastra el agua del interior al exterior de las células musculares y por lo tanto, también al exterior del músculo.
  • Pero, si el consumo de sodio, es el idóneo e incluso supera al necesario, el potasio carece de motivos para abandonar el interior de la célula, manteniendo así el agua en el interior del músculo y el excedente de sodio simplemente es eliminado a través de la orina, el sudor o las heces y por lo tanto, también el agua sobrante.