SODIO

DENOMINACIÓN EN LA TABLA PERIODICA:

Es un elemento químico de símbolo Na (del latín, natrium) con número atómico 11.

QUE ES:

El Sodio es un metal:

  • Suave.
  • Reactivo.
  • De bajo punto de fusión.
  • Tiene una densidad relativa de 0.97 a 20ºC (68ºF).
  • El más importante de los metales alcalinos. (desde el punto de vista comercial).

Ocupa el 6º lugar en abundancia entre los elementos de la corteza terrestre.

En la naturaleza, se encuentran diversas sales de sodio, entre ellas las más importantes son:

  • Cloruro de sodio (sal de roca).
  • Borato de sodio (bórax), el nitrato de sodio (nitrato de Chile).
  • Sulfato de sodio.
  • Carbonato de sodio (sosa y trona).  

Las sales de sodio se encuentran en:  

  • Agua de mar.
  • Lagos salados.
  • Lagos alcalinos.
  • Manantiales minerales.

En el metabolismo, tiene un papel fundamental, como por ejemplo:

  • Absorción de nutrientes.
  • Los impulsos nerviosos necesarios para la contracción muscular.

Se expulsa fundamentalmente a través de:

  1. Orina.
  2. Sudor.
  3. Heces.

Valores normales en sangre es de:

  • 135 - 145 (mEq/L) por litro.

EN QUE NOS BENEFICIA:

El sodio es necesario en los humanos para:

  • Mantener el balance de los sistemas de fluidos físicos.
  • Funcionamiento de nervios y músculos.
  • Regular la presión arterial. 
  • Regular el reparto de agua en el organismo.
  • Regular el volumen sanguíneo.
  • El proceso digestivo.
  • Aportar energía al organismo.
  • Regulación de la presión arterial, junto con el potasio.
  • Absorción de nutrientes (gran colaborador).
  • Su presente en los huesos es fundamental.

QUE OCURRE SI TENEMOS CARENCIA:

  • Neuralgias.
  • Dolores localizados.
  • Impulsos nerviosos con alteraciones.
  • Musculares con contracciones.
  • Ritmo cordiaco alterado.
  • Los hidratos de carbono resultan incapaces de digerir. 
  • Baja energía.
  • Cansancio.
  • Confusión mental.
  • Mareos.
  • Deshidratación.
  • Tensión arterial baja.

QUE OCURRE SI TENEMOS EXCESO:

Un exceso de sodio puede:

  • Dañar nuestros riñones.
  • Incrementar las posibilidades de hipertensión.
  • Ulceras.
  • Gastritis.
  • Retención de líquidos.
  • Ojeras provocadas por la retención de líquidos.
  • Celulitis.
  • Varices.
  • Osteoporosis.

SODIO Y POTASIO

El potasio es el encargado de la regulación y control del músculo:

  • Esquelético.
  • Cardíaco.
  • Nervio vago, (controlador de los latidos del corazón, función totalmente dependiente del potasio).

El potasio es un ion con carga positiva que está dentro de la célula.

El sodio es un ion con carga negativa que está fuera de la célula.

El potasio arrastra al interior de la célula del músculo el agua que está en el exterior y depende del sodio para poder ser efectivo y mantener la integridad celular.

El potasio se transporta al interior de la célula muscular por el sodio, (mediante la bomba: sodio-potasio, que está en la membrana celular).

La pared o membrana celular es parcialmente permeable al sodio, permitiendo a la vez, que sí penetre potasio al interior de la célula.

 

sal_fluido


El potasio y el sodio, llevan a cabo varias funciones, entre ellas:

  • Regular el líquido corporal.

Muchos monitores, entrenadores y preparadores deportivos, conocen a grandes rasgos como funciona este equilibrio sodio-potasio:

  • El sodio es el regulador de los líquidos que están en el exterior y alrededor de la celular.
  • El potasio es el regulador de los líquidos que están en el interior de la celular.
  • Por lo tanto, si queremos que nuestros músculos no tengan retención de agua, la conclusión inmediata es:
    • Mucho potasio.
    • Poco sodio.
  • Esto tiene lógica, pero no es tan sencillo.

El potasio y el sodio, están constantemente en movimiento para lograr el equilibrio necesario sodio-potasio, pero cuando nosotros pretendemos regularlo, solo logramos saturar al uno o al otro, logrando con uno restringir el otro.

Al pretender regular esta función natural de la célula, creamos un desequilibrio o desbalance entre ellos, es decir entre el sodio y el potasio.

Nuestro cuerpo tiene mecanismos de autoregulación. Nuestro cuerpo nos brinda una solución al problema del desequilibrio, pero no nos sale gratis.

El coste es:

  • Energético.
  • Metabólico.
  • Por lo que conseguimos un ambiente celular:
    • Comprometido.
    • Menos eficiente.

LO QUE SUCEDE REALMENTE

  • Al cortar nuestra ingesta de sodio, nuestro organismo nos lo detecta y lo compensa rápidamente reteniendo más sodio.
  • A la vez que retiene más sodio, libera potasio al exterior de la célula.
  • De esta manera conseguimos un músculo más vacío de agua, dado que el potasio excretado al exterior de la célula, arrastra el agua del interior al exterior de las células musculares y por lo tanto, también al exterior del músculo.
  • Pero, si el consumo de sodio, es el idóneo e incluso supera al necesario, el potasio carece de motivos para abandonar el interior de la célula, manteniendo así el agua en el interior del músculo y el excedente de sodio simplemente es eliminado a través de la orina, el sudor o las heces y por lo tanto, también el agua sobrante.