VITAMINA B2

 

¿QUÉ ES?

La vitamina B2, también llamada riboflavina. La riboflavina pertenece al grupo de pigmentos amarillos fluorescentes llamados flavinas. 

La vitamina B2 es un micronutriente con un rol clave en el mantenimiento de la salud de los animales. Es una vitamina hidrosoluble de color amarillo, es el componente principal de los cofactores FAD y FMN y por ende es requerida por todas las flavoproteínas, así como para una amplia variedad de procesos celulares.

Como otras vitaminas del complejo B, tiene un papel importante en el metabolismo energético y se requiere en el metabolismo de lípidos, carbohidratos, proteínas y aminoácidos. Se encuentra en abundancia en alimentos como leche, vegetales verdes, arroz, etc. 

Es sensible a la luz solar y a ciertos tratamientos como la pasteurización, proceso que hace perder el 20% de su contenido.

Por ejemplo, la exposición a la luz solar de un vaso de leche durante dos horas hace perder el 50% del contenido de vitamina B2.

Algunas fuentes de vitamina B2 son: leche, queso, vegetales de hoja verde, hígados y legumbres.

¿EN QUÉ NOS BENEFICIA?

La vitamina B2 es necesaria para la integridad de la piel, las mucosas y especialmente para la córnea, por su actividad oxigenadora, siendo imprescindible para la buena visión.

Su requerimiento se incrementa en función de las calorías consumidas en la dieta: a mayor consumo calórico, mayor es la necesidad de vitamina B2.

  • Es extremadamente importante para la producción de energía en el organismo.
  • Otra función es desintoxicar el organismo de sustancias nocivas, además de participar en el metabolismo de otras vitaminas.

¿QUÉ OCURRE SI TENEMOS CARENCIA?

Se excreta de forma continua en la orina, por lo que su deficiencia es relativamente común cuando su ingesta en la dieta es insuficiente e innecesaria.

Sin embargo, su carencia suele acompañarse también con la de otras vitaminas.

Existen dos causas de la deficiencia:

  • La primaria, por un aporte inadecuado en la dieta.
  • La secundaria, por mala absorción de la vitamina en el intestino o por un incremento en la excreción de la vitamina.

Su carencia genera:

  • Trastornos oculares, bucales y cutáneos.
  • Cicatrización lenta y fatiga.

Otras condiciones que inducen a su carencia son:

  • Las dietas no equilibradas.
  • El alcoholismo crónico.
  • La diabetes.
  • El hipertiroidismo.
  • El exceso de actividad física.
  • Estados febriles prolongados.
  • La lactancia artificial.
  • El estrés.
  • El calor intenso.
  • El uso de algunas drogas.

En humanos, los signos y síntomas de su deficiencia son: 

  • Labios agrietados y rojos.
  • Inflamación de la lengua.
  • Agrietamiento en los ángulos de la boca llamado queilitis angular.
  • Úlceras en la boca.
  • Garganta adolorida.
  • Piel seca.
  • Fluidos en las membranas mucosas.
  • Anemia por deficiencia de hierro.
  • Puede sentirse sensación de quemazón en los ojos y prurito ocular.
  • Fotosensibilidad.
  • Asociada con el síndrome oral-ocular-genital, queilitis angular, fotofobia y dermatitis seborreíca, que son signos característicos.

¿QUÉ OCURRE SI TENEMOS EXCESO?

No suele presentar problemas de toxicidad, ya que todas las vitamina del grupo B, son hidrosolubles y, por consiguiente, su exceso se elimina a través de la orina.

Por lo tanto, en la gran mayoría de casos no nos hemos de preocupar por un posible exceso de Vitamina B2.